Finished 16 / 05 / 2013
Funded!
Received
€ 10.500
Minimum
€ 9.900
Optimum
€ 14.750
220 Co-financiers
Contributing € 10
Moneda social
Te enviaremos una moneda de la primera producción, para que inicies tu propia cadena de favores!
> 92 Co-financiers
Contributing € 25
Cartera
Te enviaremos una moneda para que inicies tu primera cadena de favores + Su packaging original, que es reutilizable, ecológico y se convierte en una cartera!
> 60 Co-financiers
Contributing € 40
Pack doble
Te enviaremos 2 monedas para que inicies junto a otra persona una cadena doble de favores + 2 packaging originales: reutilizables, ecológicos y se convierten en una cartera
> 31 Co-financiers
Contributing € 100
Mención especial
Mención especial en el mapamundi de acciones desinteresadas que estamos desarrollando + Te enviaremos 2 monedas para que inicies junto a otra persona una cadena doble de favores + 2 packaging originales: reutilizables, ecológicos y se convierten en una cartera
> 08 Co-financiers
Contributing € 350
100 monedas para tu organización
Si tienes una organización con la que quieres comenzar 100 cadenas de favores, esta es tu oportunidad de ayudar al mundo! + Infografía con los datos de tus monedas para que puedas mostrar y compartir tu impacto en la sociedad
> 02 Co-financiers
Contributing € 1.200
200 monedas y la posibilidad de monitorizar en tiempo real
Si eres una organización con la que quieres comenzar 200 cadenas de favores, esta es tu oportunidad de ayudar al mundo! + Te proporcionamos una web personalizada con tu imagen corporativa, para que puedes ver en tiempo real qué favores generan todas las monedas puestas en circulación
> 02 Co-financiers

About this project

Fabricamos y distribuimos monedas sociales que simbolizan la acción desinteresada. No se compran. No se venden. Nacen, se pasan y se plantan, mejorando la vida de todos.
Task Minimum Optimum
Finalizar plataforma Web
Faltan 120 horas de programación Web.
€ 3.600
Acuñar las monedas
El paso final es acuñar 10.000 monedas que vamos a distribuir entre todos los que nos habéis ayudado y varias fundaciones.
€ 1.500
Desarrollo de aplicación móvil para facilitar la trazabilidad de las monedas
Vamos a desarrollar una aplicación móvil que permitirá seguir las historias de las monedas mucho más fácilmente para los usuarios. Esta aplicación se podrá usar en iPhone y Android.
€ 4.850
Material Minimum Optimum
Fabricar el molde de la moneda
Debemos fabricar un molde de Acero Inoxidable que nos permitirá acuñar 10.000 monedas
€ 3.700
Fabricar troquel para packaging
Debemos fabricar un troquel para poder cortar el packaging de las monedas
€ 500
Material compostable, programable y biodegradable del que está fabricadas las monedas
Hemos llegado a un acuerdo con una empresa multinacional para que nos sirva este material exclusivo a bajo coste
€ 600
Total € 9.900 € 14.750
Necessary
Supplemental

General information

The Social Coin es una asociación sin ánimo de lucro que se dedica a fabricar y distribuir monedas que inician cadenas de acciones desinteresadas que se pueden seguir y medir.

Cómo funciona:

1- Moneda en mano, piensa qué favor vas a hacer. Puede ser ayudar a cualquier persona, conocida o desconocida.
2- Escríbelo en la Web. Marcarte un propósito te ayudará a conseguir la actitud que necesitas.
3- Hazlo realidad. Va a ser lo más increíble. Una vez conseguido, verás el efecto positivo que tiene!
4- Entrega la moneda a la persona que has ayudado. Se sorprenderá gratamente!
5- Pasa la voz. Explícale cómo funciona The Social Coin y qué te ha movido a ayudarle.

Sigue la cadena!

Main features and goals of the crowdfunding campaign

Está demostrado que realizar una acción desinteresada mejora la vida de las personas. De quien la hace y de quien la recibe.

Nuestras monedas simbolizan el compromiso, la entrega, la confianza y la empatía. Con cada una de ellas se inicia una cadena de acciones desinteresadas que quedan escritas en nuestra página Web.

Cada moneda tiene un código único con el que podrás seguir todas las historias de ayuda que ha generado.

Además, todas las monedas son biodegradables y como dentro llevan una semilla que les dota de vida propia, se pueden plantar al final de la cadena.

Cualquier organización puede colaborar con The Social Coin acuñando monedas sociales, las cuales podrá monitorizar en tiempo real, midiendo así su impacto en el mundo.

Why this is important

Hemos comprobado que la acción desinteresada es una fuente de felicidad universal, cualquier persona puede beneficiarse de ella.

Nuestros objetivos son la investigación y la distribución de cuantas más mejor monedas sociales, con el fin de contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, a mejorar la calidad de vida del mundo.

The social Coin es uno de los ganadores del premio Jóvenes Changemakers de Ashoka 2012.
Queremos dedicarnos a acuñar y distribuir las monedas entre colectivos de voluntarios para que inicien cadenas de ayuda en todo el mundo.

Goals of the crowdfunding campaign

Gracias a la ayuda de miles de personas queremos iniciar este proyecto que va a volver a ellas en forma de moneda.

Hasta ahora hemos conseguido realizar el 50% de la plataforma de seguimiento de las monedas y los diseños de las mismas.

Con esta campaña lanzaremos el proyecto al mundo, esperando mejorarlo, y realizaremos varios estudios que nos ayudaran a comprender cómo The Social Coin puede cambiar la vida de las personas.

Para poder arrancar el proyecto necesitamos terminar la web, los moldes de las monedas, el troquel del packaging y comenzar la producción.

Team and experience

Ivan Caballero - Coordinación General (37 años):

«Después de formarme en posiciones senior de diversas empresas multinacionales y de estudiar en algunas de las principales escuelas de negocios internacionales, decidí comenzar una nueva etapa como emprendedor, que me ha llevado a fundar y consolidar 3 start ups tecnológicas en los últimos 10 años. Desde 2009 me dedico a ayudar a emprendedores sociales y ONG's como mentor y filántropo sobretodo mediante las nuevas tecnologías. Me he vuelto adicto a la innovación social y tengo que reconocer que estoy ansioso por ver hecho realidad The Social Coin, proyecto que llevo en el ADN.»

Anna Closas - Coordinación General (31 años):

«Especializada en comercio internacional inicié mi carrera profesional en el sector de ventas de una gran empresa multinacional durante los últimos 8 años en diferentes posiciones. Soñadora inagotable y optimista hasta la última célula de mi cuerpo, soy voluntaria en diferentes organizaciones con experiencia en hospitales y centros de acogida de personas sin hogar. Colaboro con diferentes ONG económica y presencialmente. Creo firmemente en un mundo mejor, y me embarco en aquello que creo que lo puede mejorar.»

Edgar Pons - Ingeniero de producto (22 años):

«Apasionado desde pequeño por la tecnología y la ingeniería , he ido creciendo desmontando, observando y escuchando. Actualmente estudio Ingeniería en diseño industrial una mezcla perfecta entre la parte artística y la tecnológica. Intento aportar siempre lo mejor de mi mismo en cada ocasión que se me presenta; participar en el proyecto de Social Coin es una gran experiencia y un reto para ver hasta donde puede llegar un gran grupo cuando se esfuerza por mejorar en lo que cree.»

Koldobica Goikoetxea - Ingeniero de producto (24 años):

«Desde pequeñito me han comentado que dedicaba más tiempo de lo normal a preocuparme por la gente que me rodeaba. En le colegio ayudaba antes a mis compañeros que a realizar mi tarea, en la universidad me involucré en varios programas de voluntariado, desde ayudar a personas sin recursos hasta dar soporte a disminuidos psíquicos. Todos me aportaron más de lo que yo intentaba ofrecer, pero al terminar mi primera etapa universitaria me desvié del camino social. Creo que la propuesta TSC llamó a mis puertas para que me volviera a reencontrar con aquello de lo que nunca me debí separar. Esta claro que la acción social y yo estamos unidos desde el principio y así seguiremos mientas viva, aportando mis conocimientos en aquellos proyectos que se presenten ante mí.»

Eloi Bellart - Ingeniero de producto (23 años):

«Soy estudiante de ingeniería en diseño industrial enfocado en el diseño de producto, con una gran motivación en poder desarrollar y mejorar ideas, ya sea en grupo o individualmente, para materializarlas y bajarlas al mundo real. Con este proyecto he podido poner en práctica todo lo aprendido en la universidad y desarrollar junto a mis compañeros la idea de la moneda social en todas sus fases.»

Ivan Pajares - Ingeniero de producto (24 años):

«Hace unos años realizaba la carrera de ingeniería industrial mecánica la cual me llenaba y satisfacía en el aspecto industrial y técnico pero frenaba o limitaba unos de los aspectos que siempre han estado muy presentes en mí, que es el arte, el diseño, la creatividad y la imaginación. Se sabe que el hemisferio izquierdo del cerebro es aquel que controla toda la parte técnica, las matemáticas, la lógica… y que el hemisferio derecho por el contrario es aquel que te permite desarrollar la creatividad, el arte y dejar libre tu imaginación sin tener en cuenta lo lógico. Hoy en día me encuentro estudiando en una universidad que me ha permitido poder encontrar la sinergia entre estos dos hemisferios opuestos. De alguna manera o de otra the social coin también es parte de mí y me gustaría participar aportando todo en cuanto pueda de mis dos hemisferios: imaginando, diseñando y creando.»

Laura Oliver - Diseñadora (22 años):

«Hace tres años que llevo estudiando diseño y nunca me canso. Me gusta todo lo que está relacionado con este mundo, así como el cultural y tecnológico. Mi manera de trabajar és enfocar los proyectos que realizo desde un punto de vista más social, no tan artístico o funcional y es, de esta forma, que tengo este interés por los proyectos emprendedores como el nuestro. Participar en The Social coin está siendo una experiencia única, la qual intento aprovechar al máximo y me sirve para formarme como persona y diseñadora profesional. En éste proyecto me encargo de hacer los diseños gráficos de la página web y ayudo con todo lo que creo que puedo ser útil en otros aspectos, como el logotipo, el packaging, etc. Tengo muchas ganas de ver el proyecto hecho realidad.»

Mar de la Llave - Diseñadora (22 años):

«Actualmente estudio diseño gráfico en Barcelona que compagino trabajando en un estudio de diseño y comunicación, que me permite poner a prueba y experimentar todo aquello que aprendo. Considero que nunca debemos resignarnos a aceptar las cosas tal como nos vienen dadas y que se puede cambiar el mundo desde las pequeñas cosas. Por ésta razón y muchas más me gusta ser parte de The Social Coin, dónde también aporto la parte de diseño gráfico; esencial para una buena comunicación.»

Jordi Ros - Diseño de Packaging (23 años):

«Después de pasar una temporada estudiando Administración y Gestión de Empresas, me dí cuenta de que faltaba algo. El convertirme en diseñador de producto me ha permitido aportar creatividad a mi perspectiva como profesional, pero sobretodo me ha llevado a participar en proyectos con carácter, y conocer gente igual de interesante. Me apasiona mi trabajo y las personas que gracias a él conozco. El aspecto social y colaborativo en un proyecto suele pasarse por alto, pero no en TSC, y es por esto que me atrajo enseguida. No sólo por el alma de la iniciativa, sino por el reto también. Para mí, el proyecto ejemplifica todo lo que pienso que un proyecto de diseño debería tener, una parte importante, la física: materiales, formas, usos...y la parte intangible: los valores humanos, la colaboración, la responsabilidad y la conciencia social.»

Sergi Marzabal - Experto Programador (45 años):

Sergi Marzabal, webmaster y creador de la web de Catalansalmon.com que cuenta con casi 8.000 usuarios registrados en 300 webs de todo el mundo. Catalansalmon es una red social gratuita para poner en contacto los catalanes que viven por el mundo. También es el responsable de la web contra el cierre de TV3 por satélite, que reunio 50.000 adhesiones. Programador, diseñador, pintor, músico y escultor, es un programador compulsivo que se niega a tener un Iphone

Social commitment